977 388 746 • Facebook

Aïna Salut i Benestar

Pilates

El método Pilates tiene como punto de partida el movimiento natural del cuerpo y como principal objetivo, potenciar el control corporal, volviéndonos más flexibles y resistentes. Los ejercicios están fundamentalmente compuestos por movimientos controlados, muy conscientes y coordinados con la respiración, con el fin de crear un cuerpo tonificado y flexible. A través de la práctica, la mente va tomando conciencia de las capacidades y limitaciones del cuerpo, por lo que aumenta la consciencia corporal. Pilates es una actividad física muy técnica, donde la correcta ejecución de los distintos elementos que componen cada ejercicio es más importante que el número de repeticiones o series.

Joseph Pilates llamaba a su método "Contrología", pues su esencia es el fortalecimiento de la zona media o "centro de poder" (powerhouse), constituido por la zona abdominal, la base de la espalda y el suelo pélvico, considerando a esta estructura como la que soporta y refuerza el resto del cuerpo. Lo que habilita al cuerpo a moverse libre y equilibradamente, evitando compensaciones perjudiciales. Todos los movimientos se inician y se sostienen desde esta zona, cuya utilización debe estar siempre presente durante la práctica de los ejercicios.

La respiración cumple un papel primordial en el método. Se practica la respiración intercostal que debe ser en todo momento lenta, continua y, durante ella, debe procurarse realizar inhalaciones y exhalaciones de la misma duración para así permitir un óptimo intercambio gaseoso oxígeno-dióxido de carbono en el cuerpo. Los resultados de la buena práctica son muy significativos: mayor capacidad pulmonar y mejor circulación sanguínea son los primeros fines perseguidos, para traducirlos en fuerza, flexibilidad, coordinación mental y buena postura.

En resumen, el mètodo Pilates permite una evolución constante y ayuda al tratamiento de afecciones de columna, corrige posturas y/o desequilibrios corporales, fortalece los músculos distendidos, desbloquea tensiones, purifica la sangre, moviliza energias bloqueadas y educa la respiración-

Por lo que es un método destinado especialmente a los que padecen contracturas musculares, dolores en la espalda y/o articulaciones o desequilibrios en el tono muscular. Y para todos aquellos que deseen sentir mayor libertad y bienestar en el movimiento...

Aunque hoy en día existen muchos tipos de disciplinas englobadas bajo el término pilates, todas ellas se pueden agrupar en dos grupos fundamentales. Las del primero se realizan con la ayuda de aparatos especialmente diseñados y las del segundo se practican en el suelo, sobre una colchoneta, aunque se pueden incorporar diversos aparatos. No obstante, obviamente los principios que rigen ambos son idénticos y la realización de muchos de los ejercicios es muy similar.

El pilates en suelo, se realiza en una colchoneta, sobre el suelo y puede incluir diversos accesorios:

Aro o círculo mágico: es un aro flexible de unos cuarenta centímetros de diámetro y con dos agarres enfrentados que se sitúa a la altura de los tobillos (por dentro o por fuera) o de las rodillas o bien se coge con las manos. Es lo suficientemente flexible como para poder deformarse, ofreciendo una resistencia para aumentar el esfuerzo. Es el único de los accesorios utilizados en el pilates en suelo que fue ideado originalmente por Pilates, ya que los demás se han introducido con posterioridad.

Banda elástica o fit band: normalmente se agarra con las manos mientras se sujeta con los pies y sirve para aumentar la resistencia en la práctica de los ejercicios.

Pelota (balón suizo): es un gran balón de aproximadamente un metro de diámetro. Suele usarse para apoyar sobre él las piernas mientras se está tumbado en el suelo o para tumbarse directamente sobre él, bocarriba o bocabajo, y ejercitar la flexibilidad de la columna vertebral.

Bosu: el bosu, acrónimo del inglés both sides up ("las dos caras hacia arriba") es una semiesfera rellena de aire y montada sobre una superficie rígida de plástico que, como indica su nombre, puede usarse por ambas caras. Su función, al igual que la de la pelota es proporcionar inestabilidad a la práctica de los ejercicios para así desarrollar el equilibrio y potenciar el uso de los músculos internos.

Otros aparatos: tabla de salto, tabla de extensión, cajón, pesas (mancuernas)...

Pilates versus yoga

Según el profesor de yoga José Ferrer de Madrid, el aspecto físico del yoga es tan solo una mínima parte de esta disciplina. Referente al plano físico, ambos sistemas son excelentes para fortalecer el cuerpo y ganar flexibilidad. En los dos la atención a la respiración es clave (aunque lo utilizan de forma diferente) y tanto uno como otro pueden ajustarse a diferentes necesidades y niveles de fitness.

En general, los ejercicios ideados por el alemán Joseph Pilates en los años 20 del siglo pasado buscan fortalecer la musculatura que rodea la espalda. Pueden hacerse en una colchoneta en el suelo o utilizando un equipamiento especial. En su versión con máquinas, de hecho, tiene más que ver con las pesas que con el yoga, ya que utiliza resistencia (aunque, a diferencia de los ejercicios más habituales del gimnasio, no acorta los músculos).

Mientras que «Dependiendo del estilo específico, yoga puede ser un ejercicio bastante intenso», señala Holger Cramer. De hecho, un estudio elaborado en 2011 encontró que después de seis meses de saludos al sol a diario (una secuencia de posturas que a menudo se utiliza como calentamiento al principio de las clases de yoga) los participantes habían ganado fuerza de forma significativa. Insistimos, no obstante, que el yoga tradicional tiene como objetivo: calmar la mente y prepararla para la meditación.

A modo de conclusión: si lo que se busca es una actividad que repercuta en mente y cuerpo, el yoga resulta más apropiado. Si se está interesado en un sistema de condicionamiento muscular —y, en particular, en mejorar la zona abdominal— es mejor optar por Pilates.

"En diez sesiones notarás la diferencia, en veinte verás la diferencia, en treinta, tu cuerpo habrá cambiado por completo".

Joseph Hubertus Pilates (1880-1967)